Horario Normal en Cuba

Free xml sitemap generator Free Sitemap Generator
clocks for websitecontadores web

Hora en Cuba

cheap cell phones
Páginas Visitadas

Ayude con un Click en los Anuncios. Gracias!!

Donación Cubana

La Hora en Cuba

Da Click en los Anuncios para Ayudar al Mtto de este Blog. Gracias

SE HACE NECESARIO QUE EL MOV. DE LAS DAMAS DE BLANCO CREZCA DE DOMINGO EN DOMINGO

La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellaní­a de nadie / Marti
"La Patria no es de nadie, y en el supuesto que lo fuera, lo sería solo en espíritu". Martí
"Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir" - Lorca
"No temas ni a la prision, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo" - Giacomo Leopardi
"No hay medicina para el miedo" - Proverbio escoces
"Al final, no os preguntarán qué habéis sabido, sino qué habéis hecho" - Jean de Gerson
"Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie" - Giuseppe Tomasi di Lampedusa

Todo hombre paga su grandeza con muchas pequeñeces, su victoria con muchas derrotas, su riqueza con múltiples quiebras - Giovanni Papini

"Habla bajo, lleva siempre un gran palo y llegarás lejos" - Proverbio Africano

Como ayer en Tampa y Cayo Hueso con Martí
Hoy es en la Red: Con la Cooperación y Ayuda de todos los cubanos de buena voluntad.

BALCON AL CARIBE Headline Animator

BALCON AL CARIBE

↑ Grab this Headline Animator

Con un Click en las promociones Ayudas al Mtto de este Sitio. Es solo un Click en la propaganda

Marti por siempre!!

Marti por siempre!!
Marti por siempre!
NO AL COMUNISMO QUE APLASTA Y CASTIGA LA VOLUNTAD POPULAR EN NOMBRE DE UNA CÚPULA DOMINANTE, DENUNCIADA DESDE SU TIEMPO POR JOSE MARTI (Tomo XV, sobre el Socialismo y los Funcionarios)

«Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos que, para ir levantándose en el mundo, empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados»

domingo, 3 de junio de 2012

El hijo del dictador. Historias de familias. Cuba 1959 comienza esta

El hijo del dictador | La Tercera El Semanal | La Tercera Edición Impresa

EL MOVIMIENTO BLOGGER, ESTA LLAMADO A SER EL CATALIZADOR MORAL DE LOS GOBIERNOS, ANTE LOS OJOS DEL MUNDO

El hijo del dictador

Jorge Batista, hijo del dictador cubano Fulgencio Batista -que fue derrocado por Fidel Castro en enero de 1959- eligió Lima como su último destino. En un departamento con vista al mar, rodeado de perros y fotos antiguas, repasa su vida en la isla y en el exilio. Y, sobre todo, sigue defendiendo con firmeza a su padre.



Compartir
5
Ampliar

No estamos en diciembre ni en octubre, pero la casa de Jorge Batista (70) está decorada con un gran Papá Noel y las típicas calabazas y brujas de Halloween. Vive rodeado de símbolos norteamericanos para rendir tributo al país donde más años ha vivido desde el día que huyó de Cuba, la madrugada del 1 de enero de 1959, de la mano de su padre, Fulgencio Batista, dos veces presidente de Cuba. La primera vez, entre 1940 y 1944, mediante elecciones (aún hay dudas si limpias o no) y la segunda, entre 1952 y 1959, mediante un golpe de Estado.

Jorge Batista ha elegido Lima como su último destino. La neblina se cuela por el ventanal de un departamento con vista al mar. Cuatro perros (Parsons, Chalaca, Lola y Madie) emiten ladridos que acompañan el recorrido de Jorge por las fotos de su infancia. “Este soy yo con mi padre”. “Aquí con Pío XII”. “Ella es mi hija de 46 años, vive en Madrid.”

Jorge alguna vez estuvo casado. Ahora está solo. Bueno, con sus perros. También tiene un amigo que podría ser su sobrino, pero él prefiere llamarlo hijo adoptivo. Conoció a Christian en Nueva York y cuando éste decidió volver a su país, Perú, Jorge pensó que era momento de vivir frente al mar, en un lugar tranquilo. “Yo vine a morir a Lima”.

En las fotos que revisa, Jorge es un niño risueño, un adolescente guapo y elegante, al estilo Rodolfo Valentino. Sigue teniendo estilo. Es un hombre imponente, robusto, con voz cavernosa. Tiene una frente amplia, pelo blanco y una larga cola de caballo. Camina apoyado en un bastón, debido a las lesiones que le dejó su afición a la hípica.

Jorge, que creció en una burbuja de poder y privilegios, pudo convertirse en el hijo excéntrico del dictador. Pero no. Prefirió vivir lejos de los focos y su máxima excentricidad fue dejarse el pelo largo hasta viejo y pedir que lo entierren con las cenizas de sus perros y coloquen la escultura de un caballo encima.

Un padre no se elige. A Jorge le tocó un dictador, a quien todos llamaban “El Hombre”, y tuvo que huir con él ese 1 de enero en un avión, donde también se dice viajaban 100 millones de dólares para los gastos del exilio. Un exilio que pensaron duraría un par de años y duró toda la vida.

¿De qué ha vivido todo este tiempo? En tantos años de exilio, ¿Fulgencio Batista trabajó como cualquier hijo de vecino para mantener a su familia? Jorge es escueto. “Vivimos del dinero familiar, del azúcar”. Y luego, dice, de las inversiones que hicieron con ese dinero.

En sus tardes limeñas recibe llamadas telefónicas de amigos, de su hija, del veterinario de sus perros, de su hijo adoptivo. Lee, ve documentales de National Geographic, espera que pase el tiempo. Además de esta entrevista, sólo ha dado otra en su vida, cuando fue modelo de una marca de ropa deportiva en Miami, en los 80. No ha querido hablar de Cuba hasta hoy, pero sí escribir sobre ella. En su departamento, sobre un escritorio que mira al mar, descansa el manuscrito de Batista´s son. The Final And Simple Truth. “Es para dejárselo de regalo a Cuba, no lo hago con fines de lucro. Y para no aburrir, empiezo con el día que nos fuimos de La Habana”.
La "dictablanda"

En la madrugada del 1 de enero de 1959, Jorge entró en la habitación de sus padres y encontró a Fulgencio discutiendo con su madre, Martha Fernández.

“Díselo, tú, Martha”.

Martha era la joven que casi 20 años atrás paseaba en bicicleta cuando se cruzó con Batista en el camino. El le pegó con el coche, ella lo arañó y llamó dictador, él le envió flores y se hicieron amantes. Tuvieron a Jorge, en 1942, y se casaron en 1945. Martha fue su segunda esposa y tuvieron seis hijos.

“Nos marchamos de Cuba. Ve a despertar a tus hermanos”, dijo la madre.

La idea era volar a Daytona, donde los Batista tenían casa, pero una vez en el aire, tal vez considerando que Estados Unidos les había retirado su apoyo, Fulgencio le ordenó al piloto cambiar rumbo hacia República Dominicana. Allí le pediría refugio a su supuesto amigo, Rafael Leonidas Trujillo, el dictador a quien Batista consideraba un asesino, pero también alguien políticamente conveniente.

Mientras tanto, los rebeldes irrumpían en Kuquine -la finca familiar de Batista en Cuba- y celebraban el triunfo, eufóricos, con los fusiles en alto, haciéndose una foto montados en el cochecito del hermano menor de Jorge.

“Hay una foto en Kuquine muy bonita, de mi padre con los perros y el pony. Teníamos muchos animales”, recuerda Jorge. Muchos animales y muchos libros. En Kuquine, Batista tenía una biblioteca de más de siete mil volúmenes. Muchos se perdieron y otros fueron donados a la Universidad de Miami. En este lugar sagrado para Batista tuvo lugar su breve encuentro con Fidel Castro.

“Llegó acompañado de su cuñado, Rafael Díaz Balart”, recuerda Jorge. “Se puso a ver la biblioteca de mi padre y le dijo: ‘Aquí le falta un libro’. ‘¿Qué libro?’, respondió mi padre. ‘Técnica del Golpe de Estado, de Curzio Malaparte’”.

Corría 1950 y Fidel Castro era un abogado sin clientes que se sumaba a cualquier protesta. Batista no vio en ese joven de 24 años una amenaza. No intuyó a un dictador eterno. Ni Batista ni nadie.

“Nadie pensó que duraría tanto”. Jorge empieza a hablar de Cuba con distancia, pero por dentro algo se va calentando hasta que hierve. “Todo lo que sucedió, mi padre lo dijo. Dijo que era comunista, pero él bajo de la sierra con rosarios y, recién después de un año, dijo que su gobierno era marxista leninista y empezó a nacionalizar todas las propiedades. Por el capricho de Fidel te quitaban la casa, te quitaban tu finca y allí ponían un Meliá. Qué vergüenza”.

“Yo a Fidel Castro lo llamo el aborto político de Cuba”, Jorge se eriza. “Tiene una inteligencia maquiavélica para crear su propia historia. Es un genio, pero un genio para la maldad”.

¿Y su padre? ¿Acaso no fue también un dictador como Castro? “Eso no fue una dictadura. Fue una ‘dictablanda’. Había un Congreso, se proponían cosas y se las tumbaban en mesas redondas. Había una oposición admitida y oficial, una Constitución…”.

Sin embargo, Jorge sí percibía que algo se descomponía. Iba en bus al colegio, siempre custodiado por un auto oficial. Pero un día “las cosas se pusieron feas” y un guardaespaldas, metralleta en mano, impidió que un enemigo del régimen de su padre le pusiera las manos encima.

Creció entre uniformados y hasta hoy es acérrimo defensor del servicio militar obligatorio (“todo el mundo debería pasar por el ejército”). La disciplina militar, dice, sólo le dejó cosas buenas. En concreto, dos hechos: hacer la cama de tal manera que una moneda pueda rebotar sobre ella y llevar los zapatos muy lustrados. ¿El truco? Unas gotas de saliva en la punta y frotar hasta ver su propio reflejo.
Las críticas y la mentira

Con un whisky en la mano y el coro perruno de fondo, Jorge habla del pasado, de ese país que desapareció cuando tenía la renta per cápita más alta de América Latina “gracias a las relaciones con Estados Unidos”. “Teníamos televisor a color, cuatro canales, refrigeradores, autos. Dicen que porque había mucha inversión norteamericana. ¿Y qué más da? Ojalá hubiera habido más”. ¿Y los burdeles?, ¿los casinos? “Nos acusaron hasta de prostituir a los cubanos para atraer a los americanos. No hay más prostitución de la que existe hoy en Cuba. Hasta nos acusaron de tener un brujo que iba a la casa, mataba corderos y gallos y nos rociaba con la sangre para decirnos lo que nos iba a suceder. Hasta eso inventaron”.

“Mi padre era un hombre autodidacta, hecho a sí mismo. Yo le tenía una admiración increíble por su hambre de aprender. Era un hombre muy controlado, un hombre de orden”.

Si las cosas iban tan bien, si en Cuba todos vivían tan felices, si Batista era un hombre de orden, ¿por qué se desmoronó su gobierno?, ¿por qué llegó Castro al poder? Para Jorge la culpa fue de Herbert Matthews, el reputado periodista del NewYork Times. Entrevistó a Fidel Castro, a quienes todos daban por muerto. Tras la entrevista, “el gringo”, según le contó Castro a su amigo Che Guevara, “se mostró amigable y no hizo preguntas capciosas”. Bastaron tres reportajes, traducidos y difundidos en Cuba, para que con sólo un par de frases (“Su personalidad es avasalladora. Es evidente que sus hombres le adoran y se comprende fácilmente por qué ha despertado las simpatías de la juventud cubana…”) Matthews le regalara a Castro el más grande de los triunfos publicitarios. Después de esa entrevista, publicada el 24 de febrero de 1957, Castro se convirtió en un héroe. “Empezaron a dudar de la fortaleza de mi padre… y el pueblo empezó a volcarse”.

Batista pronunció su discurso final (“Juzguen ustedes mismos”) y se fue pensando que volvería. El exilio fue “un alivio” y Jorge, mientras su padre estuvo vivo, nunca sintió el desamparo del poder. “Gracias a Dios, hijito, que estamos aquí”, solía decirle. La villa que tenían en Estoril, Portugal, era una suerte de Kuquine. El gobierno de António de Oliveira Salazar les otorgó privilegios. Mantuvieron su vida de influencias y vivían rodeados de agentes. Franco también los recibía en España con honores. “Nunca nos faltó la ceremonia”, precisa Jorge.

Cuba nunca le ha sido indiferente, Jorge dice que le genera más nostalgia que irritación, aunque a veces se le nota más irritado que nostálgico, sobre todo cuando habla sobre quiénes cayeron (Mubarak, Gadafi, Hussein) y quién no. “A este hombre nadie le hace ningún juicio con tantos muertos y fusilamientos. Hasta el Che Guevara tenía una ventana por donde veía los fusilamientos con sus amigos. ¿Cómo no los juzgan?”.

Fulgencio Batista presidió, para muchos, uno de los gobiernos más corruptos de Latinoamérica, pero Jorge es categórico: “Todo eso es mentira”. En sus recuerdos de infancia, en una de esas tardes luminosas en Kuquine, Cuba era un país feliz. La Historia podrá decir otra cosa, pero en el cuento que es su vida, su padre -como para muchos mortales- lleva una capa y es un héroe.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bueno...Solo quisiera recordarles la fabula que a su vez me recuerda a Cuba:
"Las ranas querían un rey"
De que se quejan ahora; pues ya lo tienen!

Buscar en este blog

Cargando...
Con un Click en las Promociones Ayudas al mtto de esta Web. Gracias!!

AdsenseScript